HOME IDOLOS LA 12 AFICHES EL CLUB FOTOS MARADONA PARTIDOS EN VIVO
  
NOTICIAS EL PROGRAMA MULTIMEDIA LINKS PEŅAS CONTACTENOS
PRODUCTOS BOCA JUNIORS
Diego Armando Maradona Guillermo Barros Schelotto Angel Clemente Rojas Antonio Roma Antonio Ubaldo Rattin
Carlos M García Cambón Hugo Orlando Gatti Julio Elias Musimessi Severino Varela Rubén Suñé
Roberto Cherro Roberto Mouzo Nicolas Novello Paulo Valentim Mario Boyé
Natalio Pescia Francisco Varallo Domingo Tarascone Martin Palermo Juan Roman Riquelme
Blas Giunta Alberto Marcico "Beto" Carlos F Navarro Montoya Carlos Tevez Sergio Daniel Martinez
    Gabriel Omar Batistuta    
BLAS ARMANDO GIUNTA 
Nació el 6 de septiembre de 1963, en Capital. Además de Boca, jugó en San Lorenzo, Platense, Murcia, Toluca, Ourense, Defensores de Belgrano y la Selección Argentina.Retirado, se convirtió en DT. En el club batalló en 189 partidos, marcó 10 goles, obtuvo 4 títulos y derrotó a River en 10 ocasiones.

En los años 90 bajaba desde las tribunas xeneizes un canto inconfundible: "Giunta, Giunta, Giunta, huevo, huevo, huevo". Con esas estofas la hinchada homenajeaba a uno de los hombres más guapos que vio la historia del fútbol argentino.

Luego de que Navarro Montoya le atajara el remate al Luifa Artime en la definición por penales de la final de la Supercopa de 1989, Blas Armando Giunta tomó el balón con sus manos y lo puso en el punto del penal. Era el disparo que definiría si Boca vencía a Independiente y levantaba el trofeo.

Parecía que no había nadie más adecuado para tomar aquella responsabilidad. Si bien Giunta no se caracterizaba por su pegada exquisita, el pueblo boquense sabía que era un hombre que destilaba sangre fría y guapeza. El juez pitó y el arquero Pereira fue hacia su izquierda; la pelota, a la derecha. Gol y grito. Grito y triunfo. Triunfo y vuelta olímpica. De esta manera Blas Armando Giunta, sinónimo de garra y temperamento, le regaló a su gente la primera edición de la Supercopa.

Con este hito en la historia del club, comenzó el romance entre Giunta y Boca Juniors. El volante se había desempeñado anteriormente en San Lorenzo, Cipolletti, Platense y había tenido un paso fugaz por Europa, cuando defendió los colores del Murcia, en España. Pero a mediados del 89 se puso la auriazul para enamorarse de ella como un quinceañero y defenderla hasta el dolor.

Inmediatamente quedó claro que se trataba de un jugador diferentes, un caudillo de mitad de cancha que dejaba alma y vida en cada pelota, en cada jugada, en cada acción. La hinchada retribuía su sacrificio con ovaciones inolvidables.

Aunque en algunas oportunidades cedió su puesto en el centro del campo a compañeros como Marangoni o Villarreal, su estampa brilló incontables veces en el puesto de centrojás. Allí, cerca del círculo central, protagonizó batallas campales con los rivales en las que se disputaba la pelota como trofeo.

En 1991 integró un equipo soñado, en el que también se destacaron Fernando Latorre y Gabriel Omar Batistuta. Aquel año Giunta estuvo a un paso de coronarse campeón, pero la derrota con Newell's por penales provocó que Boca se quedara con las manos vacías. Sin embargo, en el Apertura del 92 el conjunto xeneize consiguió su revancha: logró dar la vuelta olímpica tras once años de frustraciones en el torneo local y uno de los símbolos indiscutidos de aquella conquista fue el amado Blas Armando Giunta.

A partir de allí, el volante se consolidó como uno de los jugadores más respetados por la gente boquense y durante casi toda la década del 90 hubo un grito de guerra que atemorizó a sus rivales: "Giunta, Giunta, Giunta, huevo, huevo, huevo".

Giunta reaccionaba por él igual que por cualquier jugador que llevara la camiseta de Boca arriba de su cuerpo sudado. Era el guardaespaldas del plantel y, de algún modo, el representante de la gente dentro de la cancha. Por eso cuando se escuchaba el "Giunta, Giunta, Giunta/huevo, huevo, huevo", al hincha de Boca se le erizaba la piel y él se sentía capaz de pelear una pelota contra un tren.

No es una figura ocasional: a Giunta se lo ha visto en el césped trabar con la cabeza. "Con la camiseta de Boca me gusta jugarme la vida en cada pelota", juró más de una vez. Y cumplió más de una vez.

Su primera página dorada con la azul y oro la escribió al definir por penales la Supercopa del 89, contra Independiente, una noche de luna de Avellaneda, donde él mismo concretó el 5-4 final que nos dio el título.

"Cuando Giunta terminaba un partido, sólo se quedaba conforme si al estrujar su camiseta chorreaba transpiración", opinó alguna vez el Rata Rattin.

En un superclásico por la Copa del 91, le dio vida a la paternidad moderna. Blas, desde el vértice derecho del área, clavó un cabezazo infernal que Paset no pudo sacar ni en las repeticiones. Fue el 2-3. Después Marchesini y un Latorre crack lo llevarían hasta la victoria. A River siempre le jugó con chicanas.

"Cuando ven la camiseta de Boca se anulan", repitió en cadena nacional provocando que los hinchas repitieran por triplicado el Giunta, y el huevo, aunque estuvieran solos y en el medio de la nada.

Fuente: www.museoboquense.com

 
Registrate En Mercado Libre ACA
AFICHES DE BOCA JUNIORS
COPA SANTANDER LIBERTADORES
JUGADOR NUMERO 12
Registrate En Mercado Libre ACA
IDOLOS DE BOCA JUNIORS
ESTADIO LA BOMBONERA
Delirio Xeneize on Facebook
La Nota Digital
 
Podrán imitarnos... igualarnos jamas
Paraná - Entre Ríos - Argentina - www.delirioxeneize.com.ar - Contactenos