HOME IDOLOS LA 12 AFICHES EL CLUB FOTOS MARADONA PARTIDOS EN VIVO
  
NOTICIAS EL PROGRAMA MULTIMEDIA LINKS PEŅAS CONTACTENOS
PRODUCTOS BOCA JUNIORS
Diego Armando Maradona Guillermo Barros Schelotto Angel Clemente Rojas Antonio Roma Antonio Ubaldo Rattin
Carlos M García Cambón Hugo Orlando Gatti Julio Elias Musimessi Severino Varela Rubén Suñé
Roberto Cherro Roberto Mouzo Nicolas Novello Paulo Valentim Mario Boyé
Natalio Pescia Francisco Varallo Domingo Tarascone Martin Palermo Juan Roman Riquelme
Blas Giunta Alberto Marcico "Beto" Carlos F Navarro Montoya Carlos Tevez Sergio Daniel Martinez
    Gabriel Omar Batistuta    

HUGO ORLANDO GATTI, LOCO POR EL FUTBOL

A lo largo de tres décadas Hugo Orlando Gatti, además de defender los tres palos con suma pericia, inventó una moderna manera de atajar. Debido a su particular estética, a sus alocadas declaraciones y a su estilo de juego, se ganó un apodo que le hacía justicia: El Loco.

En un lejano Boca v. River de la década del 60, cuando Gatti todavía defendía los colores rojiblancos, la hinchada xeneize arrojó una escoba cerca del arco. El golero del club de Núñez, en una de sus clásicas ocurrencias (locuras, diría alguno), tomó aquel destartalado adminículo de limpieza y comenzó a barrer al área. Fue allí cuando los simpatizantes boquenses cambiaron insultos por carcajadas. Por aquel entonces, aunque ninguno de los dos lo sabía (ni la hinchada ni el propio Gatti), varios años más tarde el gran guardavalla desembarcaría en Boca para salir campeón en reiteradas oportunidades y recibirse de ídolo.

Hugo Orlando Gatti nació el 19 de agosto de 1944 en Carlos Tejedor (Provincia de Buenos Aires). En 1960, a los 16 años, vio jugar a Amadeo Carrizo y decidió que quería seguir sus pasos. Algunos meses más tarde viajó a Capital Federal para probarse en Atlanta, en donde fue ganándose un puesto en la sexta división. Sus ruegos por debutar en primera fueron escuchados y el 5 de agosto de 1962, en La Plata, "El Loco" lució la casaca bohemia frente a Gimnasia y Esgrima.

A partir de ese momento su nombre fue ganando prestigio y sus atajadas reconocimiento por parte de pares, hinchas y periodistas. Luego de disputar dos temporadas en Atlanta, la gente de River Plate puso sus ojos en el joven arquero y, en 1964, fue transferido al conjunto de la banda roja. Delante de él tenía al notable Amadeo Carrizo y no resultó fácil para el portero pelearle el puesto a una institución de semejante envergadura. Si bien llegó a disputar gran cantidad de encuentros, la relación de Gatti con la gente riverplatense nunca llegó a ser distendida, así que luego de la temporada del 68, emigró a Gimnasia y Esgrima de la Plata.

En el conjunto platense fue recibido como ídolo, y entre el 1969 y 1974 defendió sus colores con sangre, sudor y lágrimas. Fue por aquellos años cuando su fama de excéntrico le regaló varios apodos ("Beatle", por su pelo largo, era uno de ellos). Sin embargo, "El Loco" sería el que lo designaría por el resto de su carrera profesional.

Luego de un breve paso por Unión de Santa Fe, el "Toto" Lorenzo lo convocó para que formara parte del nuevo plantel boquense que se estaba armando a comienzos de 1976. Junto con otros dos integrantes del conjunto tatengue (Mastrángelo y el "Chapa" Suñé), Hugo Gatti ingresó al club en el que haría historia.

Ya en aquella primera temporada, "El Loco" demostró que la auriazul no le quedaba grande: con su prestancia bajo los tres palos Boca se coronó campeón del Metropolitano y repitió el lauro en el Nacional. Al año siguiente, el conjunto xeneize fue en busca del torneo internacional que no había podido obtener en 1963, cuando perdió la final frente al Santos de Pelé: la Copa Libertadores de América.

En la ronda inicial, Boca superó a River, a Peñarol y a Defensor de Montevideo. Tras vencer a Libertad de Paraguay y a Deportivo Cali, accedió a la final frente al poderoso Cruzeiro, último campeón de América. Luego de dos encuentros (en el que Boca ganó en la primera oportunidad y Cruzeiro en la segunda), se jugó un partido desempate que finalizó igualado en cero. Era el turno de los penales. Se fueron sucediendo los tiros desde los doce pasos y ni lo argentinos ni los brasileños desperdiciaban sus oportunidades. Hasta que, en el último penal de la serie, Vanderley se paró frente a Gatti. El hombre de Cruzeiro tomó carrera y disparó, "El Loco" se lanzó hacia su palo izquierdo y tapó el remate. todo había acabado y Boca era dueño de América. Gatti, el nuevo héroe.

Las cosas para el guardavalla boquense siguieron en alza cuando, al año siguiente, el conjunto xeneize alzó nuevamente la Copa Libertadores y, además, trajo a la Argentina la Copa Intercontinental, obtenida frente al Borussia el 1º de agosto.

En 1981, Gatti desde el área, pudo ver cómo su equipo avasalló a los rivales de la mano de Diego Armando Maradona. Una vez más, el arquero se consagró campeón del Torneo Metropolitano.

A lo largo de casi toda la década del 80, Hugo Orlando Gatti siguió siendo figura del primer equipo y, sobre todas las cosas, un ídolo inolvidable para las hinchada boquense. Finalmente, el 11 de septiembre de 1988 dijo "adiós" al fútbol. Detrás de él dejó varios records impresionantes: el es futbolista argentino que disputó más partidos en primera división (765 encuentros oficiales), es el que jugó con mayor edad (44 años) y es el arquero -junto con el "Pato" Fillol- que atajó más penales (26 tiros detenidos). Con estas cifras inverosímiles -pero reales- se despidió uno de los mayores mitos de la historia de Boca. En el recuerdo eterno quedará la imagen de Gatti haciendo su clásica atajada, "la de Dios", y evitando el gol rival.

Fuente: www.museoboquense.com

 
Registrate En Mercado Libre ACA
AFICHES DE BOCA JUNIORS
COPA SANTANDER LIBERTADORES
JUGADOR NUMERO 12
Registrate En Mercado Libre ACA
IDOLOS DE BOCA JUNIORS
ESTADIO LA BOMBONERA
Delirio Xeneize on Facebook
La Nota Digital
 
Podrán imitarnos... igualarnos jamas
Paraná - Entre Ríos - Argentina - www.delirioxeneize.com.ar - Contactenos